martes, 9 de noviembre de 2010

nueve.

Y como cada nueve, después de trece meses, lo vuelvo a pasar sin ti. Si, te echo de menos, fuiste lo único que me hizo sonreír durante meses. 
Prometí que nunca más lloraría por ti y que volvería a sonreír, pero me es imposible. 
Pero para cuando quieras darte cuenta, me habrán ocurrido mil cosas y tú no habrás formado parte de ninguna de ellas. Ya no dibujarás sonrisas en mi cara, porque otras personas lo habrán echo por ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario